Los siete rayos y la personalidad

Según Alice Bailey, los siete rayos son la base de psicología de la Nueva Era, la psicología esotérica.  «Esoterismo» viene del griego esoterikós, es decir, interior u oculto. Así es como debemos entender el término, como una psicología que proviene del interior, más allá de las apariencias externas, como la fuente o el origen de las energías y fuerzas sutiles, del yo superior o alma  que habita en todas las formas externas. Cada persona, cada ser vivo, es parte de la globalidad del universo, forma un Todo. El conocimiento de los siete rayos nos ayuda en la búsqueda de esta fuente original, la búsqueda del «camino de regreso a la casa del Padre».
La filosofía hindú denomina al origen como prana, otras corrientes lo denominan éter. En cualquier caso, el éter o prana, penetra en todos los planos en diferentes grados para producir nuevas formas de expresión. El cuerpo etérico de una persona (también el de los planetas) es como una red dorada de líneas energéticas en constante movimiento.
Los siete rayos son siete manifestaciones de luz que, según en la materia en la que inciden, se origina una cualidad distinta de color. Como cuando un rayo de luz incide en un cristal tallado y crea, por el fenómeno de la refracción, el espectro de color. Son energias primordiales que condicionan nuestra vida, crean el mundo y lo mantienen en movimiento.
En su manifestación en el plano astral, el éter se denomina registro akáshico donde queda registrado todo lo que alguna vez ha existido. La ciencia moderna investiga el mundo etérico desde la óptica de las energías. Físicos y astrónomos saben que el espacio está lleno de líneas y campos electromagnéticos en permanente movimiento y que intercambian información continuamente. Biólogos y médicos investigan la transmisión de estímulos nerviosos en el cerebro humano.
La visión holística del ser humano y del mundo en general se está imponiendo cada vez más, por ello creo necesario tener un conocimiento básico de la constitución del hombre y comprender así la importancia de los rayos en el proceso de nuestra evolución.

LOS CUATRO CUERPOS SUTILES
1. El cuerpo físico-etérico. El cuerpo etérico es algo mayor que el cuerpo físico y nutre con su energía a los órganos del cuerpo. Curiosamente las personas que viven en las ciudades, tienen un cuerpo etérico menor que las personas que viven en el campo.
2. El cuerpo astral o emocional. El cuerpo etérico consigue su energía del cuerpo emocional, de donde surge el odio y la ira más iracunda hasta el amor más abnegado. Por ello es tan importante la cualidad de nuestras emociones y sentimientos, porque repercute en el nivel inferior, el físico. Si nos invade la tristeza nuestro sistema de defensas cae, si sentimos el optimismo producimos endorfinas…
3. El cuerpo mental. El cuerpo emocional está situado dentro del cuerpo mental, que es más sutil. Tiene la capacidad de pensamiento y de juicio. Nuestra mente puede controlar nuestras emociones y cambiar viejos patrones de conducta, promoviendo la salud general de nuestro organismo.
4. El cuerpo causal. Donde reposa el yo superior, en contacto permanente con el registro akáshico. Los niveles anteriores son el vehículo para que nuestra alma se manifieste. Si aprendemos a escuchar a nuestro cuerpo causal, a través de la meditación diaria, viviremos en armonía en todos los niveles.

LOS SIETE CENTROS O CHAKRAS
1. El centro de la base de la columna vertebral. Regido por el Primer Rayo y por Plutón. Corresponde a las glándulas suprarrenales (Marte). Tiene el loto de 4 pétalos y su color es rojo.
2. El centro sacro está regido por el Séptimo Rayo y por Urano y corresponde a las gónadas o testículos (la Luna). Tiene el loto de 6 pétalos y su color es el anaranjado.
3. El centro del plexo solar está regido por el Sexto Rayo y por Marte y Neptuno y corresponde al páncreas (Venus). Su color es el amarillo y el loto es de 10 pétalos.
4. El centro cardíaco transmite las energías de Segundo Rayo, regido por Júpiter. Se corresponde con el timo (el Sol), su color es el verde y el loto es de 12 pétalos.
5. El centro laríngeo está regido por el Tercer Rayo y por la Tierra y Saturno. Se corresponde con la tiroides (Mercurio). Su color es el azul y su loto es de 16 pétalos.
6. El centro ajna se encuentra entre las cejas a unos centímetros por delante de éstas. Regido por el Cuarto Rayo y por Venus. Es el centro de la integración. Se corresponde con la hipófisis (Júpiter). Su color es el índigo y tiene 96 pétalos.
7. El centro coronario está regido por el Primer Rayo y por Plutón y Vulcano. Corresponde a la epífisis (Saturno). Su color es el blanco y su loto tiene 960 pétalos.

LOS SIETE RAYOS

PRIMER RAYO: Voluntad y Poder.
Nos proporciona la fuerza para alcanzar metas y poner las cosas en movimiento. El Primer Rayo entra en acción cuando algo debe cambiar y para construir lo nuevo antes debe destruir lo viejo. Aparta los obstáculos y convierte los objetivos en realidad.
Corresponde a la tipología del líder. Su concepto clave es «confianza en uno mismo» y los signos relacionados con este rayo son Aries, Leo y capricornio.
Mantra: Yo afirmo la realidad.
SEGUNDO RAYO: Amor y Sabiduría.
Es el educador de la vida. Necesita ayudar a los demás y educar. A través de la interacción con los otros es cuando aprendemos, por eso necesita del contacto social. También tiene la necesidad de sentirse amado.
Asociado a la tipología del maestro. Su concepto clave es «voluntad de hacer el bien». Los signos relacionados a este rayo son Géminis, Virgo y Piscis.
Mantra: Veo la máxima luz
TERCER RAYO: Inteligencia Activa.
Este Rayo suele producir personas muy inteligentes que, a menudo utilizan su inteligencia para su bienestar personal. Manejan muy bien el dinero y las cuestiones materiales.
Corresponde a la tipología del pensador. Su palabra clave es «buscador de la verdad». Los signos asociados a este rayo son Cáncer, Libra y Capricornio.
Mantra: Yo soy el propósito mismo
CUARTO RAYO: Armonía a través del Conflicto.
Es el rayo de los artistas, que buscan la belleza y el equilibrio. Pero el equilibrio sin movimiento no tiene la tensión necesaria para la creación. También tiene que ver con la intuición.
La humanidad pertenece al Cuarto Rayo porque aprende a través del conflicto. Los conflictos son necesarios para mantener el flujo constante de la energía.
Corresponde a la tipología del artista. Su concepto clave es «difusor de cutura». Los signos relacionados con este rayo son Tauro, Escorpio y Sagitario.
Mantra: Dos se fusionan en uno.
QUINTO RAYO: Conocimiento Concreto.
Son personas con un intelecto analítico muy desarrollado. Tienen capacidad de analizar y ordenar lógicamente pero se mantienen siempre en lo concreto. Cuando alguien les habla desde la intuición, les resulta muy difícil aceptar lo que se les dice. Deben procesar las cosas paso a paso. Son buenos profesores.
Corresponde a la tipología del científico. Su concepto clave es «analítico». Los signos relacionados con este rayo son Leo, Sagitario y Acuario.
Mantra: Tres mentes se unen.
SEXTO RAYO: Devoción e Idealismo.
Este rayo tiene una gran fuerza. El idealismo, la actividad, una meta que necesite nuestro compromiso y nuestra entrega. En la época del nacimiento de Cristo empezó la Era de Piscis con la manifestación del Sexto Rayo yahora empezó la Era de Acuario con la manifestación del Séptimo Rayo.
La característica típica de este rayo es la devoción y el ser capaz de morir por sus ideales.
Corresponde a la tipología del «idealista». Su concepto clave es «reformador». Estas personas pueden llegar al fanatismo. Los signos asociados a este rayo son Virgo, Sagitario y Piscis.
Mantra: La luz superior controla.
SÉPTIMO RAYO: Magia y Orden Ceremonial.
El Séptimo Rayo es el más misterioso. Debe crearse una forma y llevarla a la manifestación para completar su desarrollo. Nos invita a ser co-creadores de la creación o, lo que es lo mismo, de nuestras vidas.
Tiene que ver también con el baile, la excitación y el éxtasis (incluido la sexualidad y el amor).
El Séptimo Rayo está relacionado con los rituales, la organización y la conciencia de grupo. Corresponde a la tipología del ritualista (de tipo ceremonial). El concepto clave es «materialista» y los signos asociados son Aries, Cáncer y Capricornio.
Mantra: Lo superior y lo inferior se unen.

Según Alice Bailey, todo ser vivo está constituido a partir de los siete rayos. La humanidad vive en el Cuarto Rayo y la Jerarquía espiritual de nuestro planeta en el Segundo Rayo. Existe un punto de poder y energía muy importante, en el desierto del Gobi, que se conoce como Shamballa. Shamballa está en el Primer Rayo, el Rayo de Voluntad y Poder. Según la Gran Invocación, en Shamballa se conoce la voluntad de Dios. La Tierra está en Tercer Rayo. Por tanto, la evolución de la tierra, mediada por Shamballa es transformada a través de la Jerarquía (Amor y Sabiduría) para que esa energía de Primer Rayo pueda llegar sin peligro a la humanidad.
Es importante recordar que la transformación del planeta ocurre a través del Segundo Rayo, sobre todo en este tiempo que tanto se habla del fin del calendario Maya y de nuestro mundo. La transformación viene de la mano dela mor, el perdón y la comprensión.

Deja una respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Cristina Cervantes García.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Webempresa Europa S.L..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.